15 de junio: Día mundial de toma de conciencia contra el abuso y maltrato en la vejez

Proclama de la Red de Adultos Mayores:

Por resolución 66/127 de la Asamblea General de ONU de diciembre de 2011 se celebra cada 15 de junio el Día Mundial Contra el Abuso y Maltrato en la Vejez, hecho que venimos a destacar , considerando la magnitud del problema, más aún en este momento en virtud de la pandemia reinante.

Reivindicamos el cumplimiento de la Convención Interamericana para la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores establecida con carácter vinculante para nuestro país por la Ley 19.430/16, especialmente el Art. 9 (derecho a la seguridad y a una vida sin ningún tipo de violencia) y requerimos más acción de Inmayores.

La invisibilidad de las personas mayores en sociedad con el consiguiente atropello a sus derechos basándose en el paradigma de la vejez como etapa deficitaria de la vida y en la visión de los viejos como carga social está en la base de los atropellos que sufren muchas veces estas personas los cuales permanecen fuera de la agenda pública y aún suelen originar pseudo-justificaciones.

Por perversos mecanismos sociales históricos el abuso y la violencia hacia los mayores se origina muchas veces en la familia por lo cual un cambio de actitud basado en el reconocimiento del libre ejercicio de sus derechos requiere de una fuerte acción socio-educativa del estado, de la sociedad en general y aún de los propios interesados para que se reconozcan a sí mismos como sujetos valiosos.

Desde el ámbito público pedimos políticas que se basen en el paradigma de la persona mayor como sujeto de derechos y la revisión de disposiciones que, amparadas en la intención preventiva de la salud física inmediata de este grupo considerado especialmente vulnerable, lesionan su salud integral y el efectivo ejercicio de sus derechos. Lo cual se acentúa para las personas que viven en establecimientos de larga estadía y para aquellas que viven solas.

Un Estado ausente y organizaciones sociales que callan se transforman inmediatamente en entidades que favorecen, contribuyen y reproducen las condiciones para que la violencia hacia la vejez continúe presente y naturalizada.

 Convocamos a la sociedad toda a practicar la cultura del buen trato, donde reinen las relaciones afectivas, de respeto y fomento de la libertad personal.

Quien respeta a sus mayores, construye un buen futuro para sí mismo.