Udelar y BPS: Lactancia segura por más tiempo

41999scr_7011c3246972af2El 5 de agosto la Universidad de la República (Udelar) y el Banco de Previsión Social (BPS) firmaron un convenio en apoyo a la lactancia materna. El acuerdo alcanza a las usuarias de la sala ubicada en las Oficinas Centrales de la Udelar, que son orientadas sobre el amamantamiento y la extracción segura de leche materna para uso posterior. El rector Roberto Markarian dijo que el hecho es «positivo y necesario», y que la Universidad tiene normas avanzadas en esta materia.

La firma del convenio pone a punto la gestión de la sala de lactancia que se habilitó en agosto de 2015 en el entrepiso del edificio de Oficinas Centrales, y que está disponible para las funcionarias que trabajan allí o en dependencias universitarias cercanas. El espacio fue acondicionado por la Dirección General de Arquitectura de la Udelar, y cuenta con sillones, un lavatorio y un freezer con control de temperatura. El BPS proporciona algunos elementos como tapabocas, un equipo extractor de leche, recipientes estériles para guardarla y bolsas para transportarla, entre otros.

El espacio ofrece un entorno seguro, limpio y privado para que las funcionarias que están amamantando puedan extraerse leche en el horario de trabajo y la mantengan refrigerada hasta su traslado, pero también brinda un ambiente confortable y tranquilo para dar de mamar. Desde que está en funcionamiento la sala ha sido utilizada por diez trabajadoras durante varios meses, pero también está disponible para madres y bebés que concurren al local a realizar distintos trámites.

A la firma del convenio asistieron dos usuarias de la sala, Fabiana Bello y Florencia Leonardi, quien se declaró «contentísima» de contar con ese espacio. Su bebé nació en agosto de 2015 y ella utiliza la sala desde que se reintegró, cumpliendo medio horario, hace unos nueve meses. Las funcionarias de la Udelar tienen derecho a cumplir media jornada laboral durante los seis primeros meses del bebé, y si la lactancia se prolonga el beneficio puede extenderse por seis meses más. «Mi hijo cumple un año este domingo, se alimenta a partir de los seis meses pero está a pecho a demanda, no toma otra cosa, ni complemento, ni leche de vaca, gracias a que yo venía aquí, me extraía la leche y me la llevaba para que se la diera la persona que lo cuida», comentó.

Markarian recordó en el acto que la Universidad ya ha instalado varias salas de lactancia. Además de Oficinas Centrales, tienen salas la Escuela de Nutrición y las facultades de Ingeniería, Veterinaria, Ciencias Sociales, Agronomía, Ciencias Económicas y Administración. «El proceso de defensa de estos derechos es muy fuerte en la institución», señaló, «tenemos resoluciones avanzadas, las hemos revisado últimamente y estamos cumpliendo muy bien con las normas existentes. Estamos incluso por delante de las normas nacionales en esta materia». Dijo que el acuerdo es «positivo y necesario», y que la sala ofrece un servicio a una población muy importante de trabajadoras. Unas 300 mujeres en edad de amamantar trabajan en Oficinas Centrales y en los servicios universitarios cercanos.

Leche y cuidados

Pese a que los beneficios del amamantamiento para la salud de los bebés y las madres son ampliamente conocidos, muchas veces su práctica enfrenta obstáculos. La media jornada laboral permite mantener la lactancia, pero si se consideran los tiempos de traslado, las madres pueden llegar a ausentarse de su casa por unas seis horas. La extracción de la leche es indispensable para que las glándulas mamarias funcionen bien, y si no se realiza con frecuencia, su producción puede reducirse y cesar por completo, por eso la instalación de salas de lactancia es apoyada por los organismos promotores de salud en todo el mundo.

El presidente del BPS, Heber Galli, se refirió a los avances generados por las nuevas normativas que desde el ámbito laboral buscan favorecer la maternidad, la paternidad y la calidad de los cuidados en los primeros meses del bebé. Comentó que junto con esta las Salas Amigas de la Lactancia que funcionan en el país con el apoyo de ese organismo suman 12, distribuidas en varias instituciones. A través de esta iniciativa el BPS presta asesoramiento técnico sobre las condiciones que deben tener las salas y brinda capacitación sobre los procedimientos correctos de extracción de leche, explicó.

Adriana Sánchez, encargada del Centro Recolector de Leche Materna (CRLM) del BPS, explicó al Portal de la Udelar que este convenio habilita al organismo a orientar a las posibles usuarias de la sala para mejorar la lactancia de sus hijos, y que uno de los objetivos del programa es trabajar sobre la temática con las madres embarazadas. Además, el acuerdo hace posible que en caso de que las usuarias produzcan y extraigan una cantidad de leche mayor a las necesidades de sus bebés, si lo desean puedan proveer de leche materna al CRLM.

La leche reunida por el CRLM se utiliza para alimentar a bebés que presentan bajo peso al nacer o no toleran la ingesta de sucedáneos de leche materna, y que por diferentes razones no pueden alimentarse con la de su madre. El centro se encarga de asegurar la manipulación segura de la leche, de recolectarla y de abastecer al banco que funciona en el Centro Hospitalario Pereira Rossell. También existen bancos de leche materna en los hospitales de Tacuarembó y Salto.

Fuente: http://www.universidad.edu.uy/prensa/renderItem/itemId/39319/refererPageId/12

Foto: El rector de la Udelar, Roberto Markarian junto al presidente del Banco de Previsión Social, Heber Galli en la inauguración de la sala de lactancia materna en Oficinas Centrales. 5/08/2016 Foto: Richard Paiva-UCUR.