Convocatoria abierta a la segunda reunión de la Plataforma de Infancia y Adolescencia

La Plataforma para la Infancia y Adolescencia de Uruguay llama a organizaciones sociales a participar en la segunda reunión del espacio el próximo viernes 19 de marzo de 14 a 16 hs vía Zoom.

A finales de 2020 varias organizaciones e integrantes de grupos de trabajo para la Infancia y la Adolescencia respondieron al llamado de ANONG (Asociación Nacional de Organizaciones no gubernamentales orientadas al Desarrollo), CDNU (Comité de los Derechos del Niño del Uruguay), AUDEC (Asociación Uruguaya de Educación Católica), FIPANA (Federación de Instituciones de Protección y Acogimiento de la Niñez y Adolescencia) y de la Red Pro Cuidados. 

Así nació el 11 de diciembre de 2020 la Plataforma para la Infancia y Adolescencia de Uruguay. Su objetivo principal es reforzar la cohesión y unir esfuerzos para lograr mayor incidencia de la sociedad civil organizada en las políticas públicas hacia la Infancia y la Adolescencia, y lograr un cambio cultural hacia la temática de niñas, niños y adolescentes en la sociedad en general y en el ámbito político en particular.

 

De la primera reunión participaron ANONG, Aldeas Infantiles, AUDEC, CDNU, El Abrojo, Cooperativa Itapebí, FIPANA, Gurises Unidos, IPRU, FOEP (Colectivo de Familias Organizadas,) OMEP (Organización Mundial para la Educación Preescolar de Uruguay), Red Pro Cuidados, representantes de la academia, integrantes de grupos de trabajo de Facultad de Psicología y de Medicina (Clínica de Psiquiatría) y la responsable del Centro Interdisciplinario de Infancia y Pobreza de la Universidad de la República.  

Por la Red Pro Cuidados participaron Ivanna Belocon, Alicia Milán, Margarita Percovich, Teresa Supervielle y Federico Barreto.

Los participantes trabajaron en subgrupos sobre las siguientes temáticas: diagnóstico sobre la situación de los derechos de la infancia y la adolescencia en el Uruguay de hoy, objetivos para la conformación de la Plataforma, identificación de temáticas comunes para establecer acuerdos de trabajo y agenda para 2021.

Mayor visibilidad sobre la vulneración de los derechos de niñas, niños y adolescentes

Se acordó en la necesidad de que la infancia y la adolescencia tengan voz y la necesidad de hacer visibles las carencias, así como lo que no se está atendiendo. Existe gran diversidad entre las organizaciones de la sociedad civil y esto constituye una riqueza a capitalizar para abordar problemas comunes. Las organizaciones tienen diversas fortalezas lo que brinda la posibilidad de generar alianzas para aumentar fuerzas y hacer visibles los derechos vulnerados. 

La creación de una plataforma de las organizaciones de la sociedad civil vinculadas a la infancia y adolescencia y los datos emergentes de diversas instituciones nacionales e internacionales (a modo de ejemplo se citan los informes de CEPAL) permitirán triangular datos cruzando causas y consecuencias de políticas públicas destinadas a contemplar derechos de NNA. 

En el primer encuentro se acordó la necesidad de un diagnóstico «formal» e integrado sobre la situación de la infancia y la adolescencia en nuestro país. Asimismo, se reconoció que los materiales o diagnósticos a nivel país están fragmentados y es necesario generar información integrada y de calidad para pensar y proponer sobre los asuntos que conciernen a la infancia y la adolescencia. Se observó también la tendencia a volver a depositar en las familias  la responsabilidad sobre las situaciones particulares de cada niño o niña, evitando así la responsabilidad del Estado y obviando las múltiples facetas que estas situaciones presentan.

Para encarar estos desafíos hubo acuerdo en la necesidad de generar un frente común como la Plataforma para referir a lo regresivo en materia de derechos. Para ello habrá de generarse información pertinente y difundirla, así como producir informes potentes y de impacto. Ello exige “sumar fuerza colectiva” hacia las redes y otros medios de  comunicación. Se propuso también la búsqueda de estrategias comunes para llegar más fuertes a las instancias de de mecanismos internacionales garantes de derechos humanos. 

Se observó que estos desafíos se enmarcan en un contexto de debilitamiento de la sociedad civil, entre otras cosas por la fragmentación de los programas y la dificultad de articular.

Las organizaciones consideraron imprescindible abrir un frente común en esta coyuntura regresiva en materia de derechos humanos, plasmada en las disposiciones de la Ley de Urgente Consideración y consolidada a través de los recortes y cambios institucionales establecidos en la Ley de Presupuesto. La pandemia, tal como está encarada desde el gobierno, provocará una crisis económica donde siempre los más perjudicados son las familias en situación de vulnerabilidad, en particular las mujeres jefas de familias, niñas, niños y adolescentes.

También se consideró menester afianzar el vínculo entre las organizaciones sociales  y la academia. La Universidad de la República puede realizar grandes aportes en materia de infancia y adolescencia, por ejemplo, delinear un punto de partida para incorporar los problemas nuevos y desde allí orientar futuras investigaciones. No obstante, se reconoció como un importante obstáculo el hecho de que los espacios del Estado se resistan a transparentar sus datos estadísticos, en particular el Poder Judicial.

Hubo un acuerdo general en que la plataforma no sea una estrategia sólo por estos cinco años sino que sea sustentable en el tiempo cualquiera sea la coyuntura.

Agenda de trabajo

Se definió apoyarse en las convenciones internacionales y la legislación nacional que protege los derechos de niñas, niños y adolescentes. Se buscará cruzar esos compromisos con los roles que cumple el Estado, sus formas de gestión, qué respaldo presupuestal le da a esos compromisos y que formas de participación se establecen. Asimismo, se propuso estructurar los objetivos por etapas o ciclos de vida y trabajar sobre las trayectorias de niñas, niños y adolescentes desde su nacimiento hasta la adolescencia.

El próximo encuentro previsto para el 19 de marzo tendrá el objetivo de definir la agenda para 2021. Entre las propuestas presentadas se destacan:

1- Trabajar y buscar incidencia en los Proyectos de Ley sobre Infancia y Adolescencia actualmente en discusión en el Parlamento.

2- En relación a los recortes de las distintas políticas sociales y educativas, proyectar también una agenda de trabajo e incidencia, y no solo sostener la reacción como mecanismo.

3- Estrategias de involucramiento de la dimensión Familia y Cuidados.

4- Acordar una estrategia para sumar el ámbito de la prensa y de los medios de comunicación a este espacio.

5- Realizar aportes para el informe sombra que se elaborará en el 2021 sobre la situación de los Derechos de NNA en el Uruguay.

Las personas y organizaciones interesadas en unirse a la Plataforma y participar en el próximo encuentro del 19 de marzo próximo, favor comunicarse por los siguientes medios:

Correo electronico: tsupervi@gmail.com

Whatsapp: 099165441 (Teresa) o 094218424 (Gastón)