Protocolo para la atención de personas con discapacidad hospitalizadas por COVID-19

Declaración pública de la Alianza de Organizaciones por los Derechos de las Personas con Discapacidad en Uruguay: Derecho a una atención de salud en clave de derechos humanos de las personas con discapacidad en tiempos de COVID-19.

Desde el inicio de la pandemia por COVID-19, diferentes informes internacionales dan cuenta de cómo en diversos países se han presentado situaciones de discriminación por discapacidad a la hora de prestar atención sanitaria a personas con discapacidad contagiadas con este virus. A la luz del creciente aumento de los contagios; ante las proyecciones de crecimiento delos contagios diarios, y ante una eventual saturación de los servicios de salud en las próximas semanas, desde la Alianza de Organizaciones por los Derechos de las Personas con Discapacidad hacemos un llamado a que los servicios sanitarios apliquen el principio de igualdad y no discriminación contemplado por la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD) y otros instrumentos de derechos humanos ratificados por Uruguay.

Uruguay ratificó la CDPD en el año 2008 (a través de la Ley 18.418) en la cual se “garantiza el goce efectivo del derecho a la vida de las personas con discapacidad en igualdad de condiciones con las demás, y la adopción de las medidas necesarias para proteger a las personas con discapacidad en situaciones de emergencia humanitaria” prohibiéndose cualquier tipo de discriminación en laatención sanitaria por motivos de discapacidad.

Como coalición referente en temas de discapacidad que vela por el respeto y cumplimiento de los derechos y libertades fundamentales de las personas con discapacidad consagradas en la CDPD, desde la Alianza vemos con extrema preocupación que frente a un eventual sistema de salud saturado se apliquen criterios de triaje que puedan llegar a excluir de los tratamientos médicos a las personas con discapacidad contagiadas, lo que inevitablemente resultará en la muerte de estas personas. La discapacidad de una persona enferma con COVID-19 no puede ser nunca un motivo de discriminación o exclusión de los tratamientos en un contexto de sistemas de salud saturados, ya que esto atenta contra el derecho a la vida y la atención sanitaria a las personas con discapacidad en igualdad de condiciones con todas las demás personas, así como uno de los principios éticos elementales al incurrir en una división arbitraria de las vidas humanas en función de su supuesto valor o utilidad social. El supuesto de que las vidas de las personas con discapacidad tienen menos valor o calidad es un prejuicio erróneo que contraviene el enfoque de derechos humanos adoptado por el Estado uruguayo a partir de la ratificación de la CDPD y de la orientación dada a la política pública sobre discapacidad en el país.

Desde la Alianza consideramos que es necesario adoptar decisiones basadas en el enfoque de Derechos Humanos, que reconozca a las personas con discapacidad como iguales en derechos y dignidad humana, y con derecho, por tanto, a recibir la misma atención que la población en general. Exhortamos al Estado uruguayo, a través del Ministerio de Salud Pública, a que establezca un protocolo de atención a las personas con discapacidad que se encuentren hospitalizadas por sospecha o confirmación de COVID-19 para evitar situaciones de discriminación, y que capacite al personal sanitario y ponga los recursos necesarios al servicio de la salud para contener y atender esta emergencia sin discriminaciones ni violaciones a los derechos humanos, porque si la respuesta a esta pandemia no es inclusiva, no será efectiva.

Alianza de Organizaciones por los Derechos de las Personas con Discapacidad en Uruguay

Declaración Pública: Priorizar la atención sanitaria a personas con discapacidad hospitalizadas por COVID-19

Protocolo de atención para Personas con Discapacidad hospitalizadas por COVID-19 – Accesible